Excursiones en Manaus

El turismo aventura encuentra en Manaus un punto de partida ideal hacia uno de los escenarios naturales más apasionantes del mundo: la Amazonia. Numerosos operadores turísticos organizan excursiones en Manaus para descubrir las maravillas del corazón de la selva, con su gran biodiversidad y sus exóticos rincones de vegetación y cultura indígena.

Navegar por los ríos que rodean la ciudad es una actividad imperdible para los turistas. Desde el puerto manauense parten embarcaciones que recorren los caudales del Río Negro y el espectacular Amazonas, entre otros trayectos fluviales que se adentran en el bosque tropical. Hay excursiones para todos los gustos, desde tranquilos paseos en bote hasta intrépidas expediciones en lo profundo de la selva. Todas garantizan el mismo resultado: el asombro ilimitado ante la majestuosidad de la naturaleza.

Excursiones imperdibles por la selva amazónica

La confluencia entre los ríos Negro y Solimões, conocida como  “encuentro de las aguas”, es uno de los atractivos de visita obligada para quienes viajan a Manaus. La diferencia en la composición de ambos ríos hace que corran a lo largo de 10 km sin mezclarse, desplegando sus tonalidades distintas. El oscuro Río Negro y el amarillento Solimões se juntan en el inmenso Amazonas, en un espectáculo natural imperdible.

El Archipiélago Anavilhanas es un destino también imperdible para las excursiones desde Manaus. Ubicado a unos 70 km de la ciudad, se trata del archipiélago de agua dulce más grande del planeta, con cuatrocientas islas e incontables lagunas, arroyos y pequeños ríos. El Río Negro alcanza en este punto un ancho de 27 km. Por su riqueza ecológica, Anavilhanas fue declarado Reserva Intangible en 1981.

Los amantes del ecoturismo también disfrutarán de la visita al Parque Ecológico de Yanaguari, a 7 km de Manaus. La reserva permite apreciar la desbordante variedad de flora y fauna amazónicas desde senderos de madera especialmente concebidos para llevar al mínimo el impacto ambiental del turismo.

A 107 km de Manaus se emplazan las maravillosas cascadas de Presidente Figueiredo, un pequeño Municipio amazónico al que puede accederse por carretera. Diversidad biológica, cultura nativa y bellezas hídricas (las célebres cataratas Santuario e Iracema) son algunos de los atractivos de esta localidad.

Para los más intrépidos, hay expediciones especiales en pequeñas embarcaciones deportivas que recorren los igarapés de la Amazonia. Los turistas pueden aprender técnicas de supervivencia en la selva, practicar trekking, avistar especies exóticas o deslizarse entre las lianas.

Quienes prefieren disfrutar del panorama natural desde la comodidad de un hospedaje lujoso, pueden optar por cruceros de primera categoría que transitan el Amazonas bordeando la selva. Las excursiones son de duración variada, desde paseos por el día hasta numerosas jornadas a bordo.

En todos los casos se cuenta con la orientación de preparados guías locales, conocedores de los secretos de la selva y dispuestos a brindar toda la información requerida por los pasajeros.